El camino hacia el gol en el Sevilla

Obviamente la falta de gol es un problema de base enorme, pero en una final, evidentemente, provoca un escenario más delicado si cabe. Montella ha intentado resolverlo desde la pizarra en las últimas semanas. Los nombres de Sandro Ramírez y Franco Vázquez representan dos claves para intentar equilibrar una carencia que frente a un Barcelona que, más allá de que logre encontrar un dominio sostenido sobre el partido, algo que puede llegar a dudarse después del último mes de los de Valverde, tiene en el golpeo de Messi y la presencia de Suárez en el área un valor seguro.
Montella ha intentado dar más presencia a Sandro como extremo izquierdo, y aunque Sarabia y Correa Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.llegaron a tener un pico de rendimiento muy alto entre enero y febrero, dar protagonismo al canterano culé significa sumar un movimiento de ruptura con el que rellenar mejor el área, y por supuesto, un disparo a puerta probablemente inalcanzable para cualquier otro miembro de la plantilla. Veremos si Montella arriesga a la hora de variar su once tipo en el partido más importante de la temporada, pero más allá de hacerlo -Sandro, aunque ha jugado poco, aún no ha marcado con la camiseta del Sevilla- otros tendrán que dar un paso adelante. Franco Vázquez será ahí un nombre importante, ya que estamos viendo al argentino cargar el área con frecuencia cuando el equipo, sobre todo a través de Jesús Navas, gana línea de fondo.
La apuesta por Luis Muriel, en cualquier caso, ha sido positiva en términos de sistema. La llegada del italiano derivó en una estabilidad defensiva que no se había visto con Eduardo Berizzo, después de asentar al equipo andaluz en un 4-4-2 que permitió ocupar mejor los espacios en defensa, lo que también provocó que el equipo tuviera la oportunidad de atacar ante zagas obligadas a defender más terreno. El técnico italiano combinó esa circunstancia con la recuperación de N’Zonzi y la apuesta firme por hacer de Banega su acompañante en el doble pivote, lo que sumado a la figura de Franco Vázquez un escalón delante, hizo que, lógicamente, el equipo pudiera asumir buenas fases de ataque posicional. En ese aspecto, el colombiano era el complemento perfecto.
Muriel es capaz de ofrecer desmarques muy largos, tanto en el carril central como en diagonal hacia ambas bandas, lo que resultó un elemento de profundidad clave para el nuevo sistema defensivo, siendo además un jugador con finura para devolver la pelota con eficacia al tipo de centrocampista elegido por Montella. Sin embargo, Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo. el ex de la Sampdoria no ha mostrado la seguridad en el remate que se esperaba de él, por lo que su presencia en el once se ha puesto en duda de forma frecuente. Ben Yedder sí ha aportado mayor seguridad a la hora de definir, pero sin que sus números fueran lo suficientemente potentes, Montella decidió apostar por el valor táctico que ofrecía Muriel, y ha terminado dándole al francés un rol de revulsivo.