Napoli

Lorenzo Insigne es una amenaza por sí solo. El extremo zurdo del Napoli, lejos de apagarse sin la presencia de su mejor socio, es, a fin de cuentas, quien más –y mejor- ha tirado del carro a lo largo de estas semanas. Su autosuficiencia en los movimientos, ya sea para regatear, encarar y/o tirar a puerta, es lo que principalmente le diferencia de Callejón, en el otro extremo. De las botas de Insigne es, cada vez con mayor frecuencia, desde donde siguen saliendo los envíos al segundo palo que tan bien conectan con el futbolista motrileño. Y es que, la influencia de Insigne en el 4-3-3 de su técnico, es máxima. Desde ese mismo lado, el cual desocupa muy pocas veces –no más que para actuar, como decíamos, algo más centrado dentro del mismo carril-, Insigne sigue copando las acciones ofensivas de este Napoli. Tiene línea directa con Hamsiky conecta fácil, gracias a la movilidad de ambos, con Mertens y Milik.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Insigne, napolitano de nacimiento, está dispuesto a todo por conseguir este Scudetto. Aunque ello implique la temeridad de celebrar una victoria de su equipo en Turín; algo que el Napoli no consigue desde hace casi nueve años, cuando un joven Marek Hamsik, sin barba ni cresta de centurión, pero ya con las medias a mitad de pierna, remontó un 2-0 en el Olímpico ante Cannavaro, Trezeguet, Grosso o Camoranesi. Eran otros tiempos. Aquel año el Napoli acabó sexto, por encima de la propia Juve; con Sampdoria y Palermo en puestos europeos y el Inter de José Mourinho, campeón.
La evolución de este tercer Napoli de Maurizio Sarri, muy condicionado por las lesiones de Ghoulam y Milik, ha estribado en una mayor responsabilidad creativa de sus tres puntas. A lo largo de la presente temporada ha resultado muy común apreciar cómo, en fase de salida, Insigne y Callejón –con Mertens unos metros más arriba- se situaban justo por delante de Hamsik y Allan para, recibiendo de espaldas, facilitar la circulación interior del esférico. Una medida ya antes vista en la anterior campaña, pero que en esta ha adoptado una mayor relevancia. A fin de cuentas, Mario Rui no es Ghoulam. Y Hysaj, a pesar de los múltiples intentos de Sarri de adaptarlo por izquierda, sigue rindiendo mucho mejor a pie natural.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
De esta forma, con los extremos más centrados, el Napoli desarrolla su acción, la cual parte siempre desde Jorginho, de atrás hacia delante, de delante hacia atrás y de atrás, todo ello (casi) siempre al primer toque, de nuevo hacia delante. Así, implicando en el proceso a su pivote, extremos e interiores, el equipo de Sarri poner a funcionar la máquina. Y, por si la cosa no funciona, siempre dispone de sus dos laterales bien abiertos para no perder el esférico. No obstante, todo este engranaje es el que ha ido perdiendo algo de fuelle con el paso del tiempo; y el que Sarri, como en la segunda mitad ante el Udinese, deberá reactivar; pues, a todo esto, el Napoli visita a una Juventus que ha venido creciendo mucho sin el esférico.